En la Historia. OFFICINE PANERAI

Publicado por: Javier Puente En: Noticias En: martes, mayo 7, 2019 Comentario: 0 Golpear: 179

Una historia de valores

Para hablar de Panerai, es necesario trasladarse a su origen, a 1860 cuando Giovanni Panerai abre un taller de relojería en el florentino Ponte alle Grazie. Durante años este taller produjo instrumentos de precisión de tecnología avanzada para la medición del tiempo, psando a convertirse en suministradora oficial de la Marina Real Italiana. Esta producción especializada unió el nombre de Panerai al uso militar en el medio marino, debido a los altos estándares de calidad y seguridad para la medición del tiempo y el espacio, superiores a la norma. Entre otros instrumentos crearon calculadoras mecánicas luminiscentes para lanzatorpedos, instrumentos de puntería, profundímetros, compases y temporizadores para minas y cargas subacuáticas.

 

 

Posteriormente la tienda se trasladaría al Palacio del Arzobispo, en la piazza San Giovanni, y a comienzos del siglo XX pasó a llamarse “Orologería Svizzera”. Las necesidades militares de la marina le llevan a registrar en 1916 la primera de sus patentes, el Radiomir, un polvo obtenido a partir del radio que confiere luminiscencia a las esferas de los instrumentos y dispositivos de avistamiento. Con esta pintura especial de sulfuro de zinc, bromuro de radio y mesotorio se trataban todos los instrumentos de puntería y visión nocturnos hechos por la empresa florentina.  Por su alta visibilidad y sus excelentes cualidades adhesivas bajo el agua, esta pasta de radio, se convierte inmediatamente en elemento clave de las producciones Panerai, entre ellos los relojes.

 

           

Fabricación del primer reloj

 

Aunque realizó un primer prototipo en 1936, no fue hasta dos años más tarde cuando la empresa fabricó su primer reloj, el Radiomir, con un movimiento Rolex y un diseño totalmente novedoso, destinado a una unidad especial secreta de la Marina que se estaba creando en Italia. Los conocimientos y experiencia adquirida en la creación de instrumentos de precisión sirvieron para conseguir un reloj subacuático, el primer reloj hermético para especialistas y buzos militares, todo un hito.

Ese año los relojes Radiomir de Panerai entraron en servicio permanente con la Marina Real Italiana. Destacaban en las muñecas de los comandos y miembros de la fuerza “Gamma”, quienes montando los “maiali” o cerdos (como eran conocidos estos torpedos de baja velocidad con hombres) o nadando como hombres rana, llevaron a cabo un gran número de misiones de ataque contra barcos enemigos durante la II Guerra Mundial. Acabada la contienda, los relojes Radiomir de Panerai atrajeron rápidamente el interés de coleccionistas: las 300 unidades que habían sido fabricadas se convirtieron en piezas únicas muy solicitadas por los coleccionistas entonces y hoy en día también.

 

Nacimiento del Luminor

 

A finales de 1950, aunque la forma de la caja y de la esfera fueron las mismas, unas mejoras significativas en el modelo dieron lugar al nacimiento del Luminor, el nuevo reloj de Panerai que con el tiempo reemplazaría al Radiomir. La hermeticidad fue mejorada gracias a la adopción de un puente especial con un dispositivo que presionaba la corona de dar cuerda contra la caja, mientras que el movimiento que se utilizaba principalmente tenía un calibre Angelus con una reserva de marcha de 8 días, que reducía la frecuencia con la que era necesario utilizar la corona y, por lo tanto, el riesgo de filtraciones de agua por este lugar, el punto más delicado de los relojes subacuáticos. Este dispositivo protector de la corona es un rasgo característico único a los relojes Panerai, detalle técnico que ha sido patentado como Marca Registrada.

Otra de las innovaciones más destacadas tuvo lugar en la esfera, cuya luminiscencia se conseguía ahora a través de un compuesto basado en tritio, una pintura que ya no era radioactiva. El reloj Luminor de Panerai se siguió suministrando a las unidades especiales de la Marina Italiana y rápidamente se convirtió en un objeto legendario muy deseado por coleccionistas y entusiastas de todo el mundo.

 

           

Nace Officine Panerai

 

En 1972 fallece Giusseppe Panerai, hijo de Guido, y la empresa y sus contratos con la Armada italiana pasan al ingeniero Dino Zei que cambia el nombre de la empresa “Guido Panerai & Figlio” pasando a llamase desde ese momento “Officine Panerai”. Sin renunciar al suministro de instrumentos de precisión a la Armada, la casa relojera trabaja en sus relojes de pulsera, presentando en 1993 su primera colección de relojes formada por tres series de edición limitada, el Luminor, el Luminor Marina y el Mare Nostrum.

En un corto periodo de tiempo, Officine Panerai ha ido alcanzando un gran reconocimiento a nivel internacional como marca puntera, especialmente, dentro de la gama de los relojes deportivos. En 1997 es adquirida por el grupo Richemont (llamado entonces Vendôme) y debuta al año siguiente en el mercado de la alta relojería. En los últimos años ha patentado diferentes movimientos de su propia manufactura y ha creado y producido diferentes calibres y funciones del más alto nivel que han colocado a esta firma en la cúspide de la alta relojería por su diseño, innovación y permanente desarrollo.

Coleccionistas de todo el mundo han reconocido en Panerai el estatus de un reloj con valores permanentes y duraderos. La pasión que empuja a los admiradores de los relojes Panerai se basa en su exclusividad y autenticidad así como en su producción limitada y numeración individual.

 

 

comentarios

Deje su comentario