Cartier en exclusiva para toda Andalucía en Miguel Muñoz Joyeros

Publicado por: Javier Puente En: Noticias En: miércoles, mayo 22, 2019 Comentario: 0 Golpear: 151

Cartier, en exclusiva para toda Andalucía, en Miguel Muñoz Joyeros.

Explorando los mitos

La historia de relojería de Cartier se ha escrito a lo largo de más de cien años, en un estilo que combina a la perfección la creatividad y la excelencia relojera. A Alfred Cartier, y más tarde también a su hijo Louis, siempre le interesó la medición del tiempo. Incluso al principio, el tiempo Cartier era inventivo, fantástico e ingenioso, desafiando las normas y reconciliando una estética atrevida y pionera con los requisitos de movimientos complejos e innovadores.

Vinculó los sueños con la realidad, y la pericia en joyería con la tecnología de la relojería, desarrollando diseños de culto como el famoso reloj de pulsera Santos de 1904 y el reloj Tank de 1917. Estas dos creaciones innovadoras anticiparon nuevos estilos de vida e inspiraron cambios, alentando a los relojeros a enfrentarse a nuevos desafíos. Fue esta colaboración entre artesanos de diseño y expertos relojeros la que creó la marca de un nuevo estilo.

 

En el corazón de la precisión infinita

La gran destreza y conocimiento del movimiento del relojero asegura su precisión extrema.

Los relojes Cartier son únicos. Son el fruto de un incesante afán de excelencia y un extraordinario compromiso por parte de hombres y mujeres impulsados por una misma pasión. En el corazón de la industria relojera suiza, el personal de los distintos lugares de Relojería Suiza de Cartier se compone de más de 1,500 personas, ubicadas sobre todo en el centro Manufacture en La Chaux-de-Fonds. El Cartier Manufacture engloba todas las actividades involucradas en la relojería, desde el diseño y desarrollo de los movimientos hasta la fabricación, decoración, ensamblaje, regulación e inspecciones finales de los relojes, utilizando la más avanzada tecnología junto a las artesanías tradicionales. Con este abanico sobresaliente de maestría, Cartier es capaz de producir sus propios movimientos.

El Cartier Manufacture en La Chaud-de-Fonds somete cada modelo a pruebas rigurosas en un laboratorio dedicado exclusivamente al control de calidad. Cuando se está desarrollando un nuevo modelo, los maestros relojeros verifican su fiabilidad siguiendo un estricto protocolo que incluye casi 150 pruebas: calificando y comprobando el movimiento, y los componentes (carcasa, manecillas, dial, pulsera, etc.) y luego el reloj ensamblado. Estas pruebas también evalúan el comportamiento de cada reloj en condiciones climatológicas extremas (del 20% al 70% de humedad), además de su resistencia a campos magnéticos.

En el caso de nuevos calibres, se observa el movimiento en funcionamiento con una cámara de alta velocidad (33,000 imágenes por segundo) que puede mostrar cualquier disfunción en los elementos en el corazón del movimiento. Esta etapa es indispensable y puede durar hasta 12 meses antes de que se valide finalmente un nuevo modelo: clara evidencia de nuestro compromiso con la calidad ejemplar de todas las creaciones Cartier.

 

Dando al tiempo un movimiento avanzado

La innovación siempre ha estado en el corazón de Maison Cartier. En 2009, Cartier resolvió el problema de estabilidad a largo plazo en el funcionamiento de un reloj mecánico creando un cronómetro sin ajustes. Este concepto de reloj se bautizó con el nombre de Cartier ID One. En 2012, los relojeros de la Maison abordaron otro desafío: el de diseñar un movimiento de bajo consumo. En todos los relojes mecánicos, la fricción y la resistencia del aire reducen en gran parte la potencia disponible, dando como resultado un bajo rendimiento: se desperdicia un 75% de la energía. La Maison aborda el problema con el Cartier ID Two, el primer concepto de reloj de bajo consumo. Los relojeros de la Maison concibieron soluciones completamente originales para el Cartier ID Two. Técnicas de fabricación y materiales completamente innovadoras se emplearon para equipar el Cartier ID Two para almacenar un 30% más de energía y consumir la mitad de la energía de un reloj normal. El concepto de reloj disfruta de una energía inigualable gracias al vacío al 99,8% que elimina el problema de la resistencia del aire. Este proyecto rompedor tuvo un enfoque audaz en el uso de un material patentado, Ceramyst TM, para la carcasa, la fabricación sin precedentes de cilindros de fibra de vidrio de dos niveles, y un revestimiento que se tomó prestado de los coches de Formula 1. El extraordinario resultado es el fruto de cinco años de Investigación y Desarrollo en el Laboratorio Cartier Ideas. Aunque por ahora conceptos de relojes como el Cartier ID One y el Cartier ID Two no están destinados a la venta, son una expresión tangible y persuasiva de una visión de relojería para el futuro.

 

La última señal de excelencia

La “Poinçon de Genève” (o Sello de Ginebra) es una señal de excelencia que honra el legado de los maestros relojeros de Ginebra. Es una ilustre garantía de la excelente calidad de artesanía, procedencia y savoir-faire. El “Poinçon de Genève”, que anteriormente se aplicaba al movimiento, ahora también cubre el reloj entero. Además del criterio de calidad histórico para el movimiento, ahora también se aplican estándares adicionales que Cartier satisface por completo. Los componentes de enlace que unen la carcasa y el movimiento, resistencia al agua, precisión, funcionamiento y reserva de energía se examinan cuidadosamente antes de otorgar el prestigioso “Poinçon de Genève”. Cartier forma parte de este círculo de élite – sello de la excepcional artesanía maestra.

 

La creación de cronómetros de compleja y delicada Relojería Fina se reserva exclusivamente a los maestros relojeros más experimentados de Cartier. Su formación, que dura más de diez años, cubre todas las habilidades y la maestría única implicadas en el ensamblaje y la regulación de un reloj Grande Complication. Los maestros relojeros Cartier son directores de orquesta a escala en miniatura, ensamblando cientos de componentes e insuflando vida a estos magníficos relojes.

El Manufacture produce sus propios movimientos, cada uno de los cuales se investiga meticulosamente y se desarrolla cuidadosamente. Con siluetas sorprendentes, diseños gráficos inventivos, volúmenes espectaculares, y cronómetros y movimientos Cartier, algunos con el prestigioso “Poinçon de Genève”, esta colección de Relojería Fina eleva a los modelos clásicos de la marca al estado de piezas excepcionales.

 

Alta Relojería Cartier en Almería, Málaga, Granada, Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva y Cádiz, en exclusiva en Miguel Muñoz Joyeros.

 

 

comentarios

Deje su comentario